miércoles, 6 de febrero de 2013

Hoy siempre Ya.

Hoy ya tengo 39, calculandolo desde una tarjeta plastificada con una fecha de nacimiento, mi nombre y el de mi padre y madre, no tengo ningún tipo de creencia religiosa, ni la necesito, ninguna aspiración que no sea vivir, ningún ideal que no pueda cambiar, ningún amigo al que no pueda despreciar, ninguna mascota que no sepa que morirá. También se que el mundo gira, que da vueltas alrededor del sol, que todo en fin da vueltas, el movimiento y el cambio son imperativos así sin mas, mando a la mierda a todo vendedor de seguridad, estabilidad y normalidad que me encuentre. Eso si siento que tengo un amor infinito y una curiosidad necesariamente vital. Hoy ya tengo 39 y mi amor sigue creciendo, al igual que crecerá en una forma que desconozco de dentro a fuera en Isabel.

viernes, 3 de febrero de 2012

Artaud

Desde el Jardín de Freud [n° 7, Bogotá, 2007] issn:1657-3986. 295


CARTA AL SEÑOR LEGISLADOR
DE LA LEY DE ESTUPEFACIENTES*
A N T O N I N   A R T A U D
Señor legislador
Señor legislador de la ley de 1916 aprobada por decreto de julio de 1917 sobre
estupefacientes, usted es un castrado.
Su ley sólo sirve para fastidiar la farmacia del mundo sin beneficio alguno para el
nivel toxicómano de la nación,
porque
1. La cantidad de toxicómanos que se proveen en las farmacias es insignificante;
2. Los auténticos toxicómanos no se proveen en las farmacias;
3. Los toxicómanos que se proveen en las farmacias son todos enfermos;
4. La cantidad de toxicómanos enfermos es insignificante en comparación con la de
los toxicómanos voluptuosos;
5. Las reglamentaciones farmacéuticas de la droga jamás reprimirán a los toxicómanos
voluptuosos y organizados;
6. Nunca dejará de haber traficantes;
7. Nunca dejará de haber toxicómanos por vicio, por pasión;
8. Los toxicómanos enfermos tienen un derecho imprescriptible sobre la sociedad y
es que los dejen en paz.
Es por sobre todas las cosas un asunto de conciencia.
La ley de estupefacientes deja en manos del inspector-usurpador de la salud pública
el derecho de disponer del sufrimiento de los hombres; es una arrogancia peculiar de la
medicina moderna pretender imponer sus reglas a la conciencia de cada uno. Todos los
* Antonin Artaud, El ombligo de los limbos, 1925. Desde http://www.revistalavoragine.com.ar/revista2/articulos/
artaud%20-20%Ei%20ombligo%20de%20los%20limbos.pdf



Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas,
Escuela de Estudios en Psicoanálisis y Cultura, Revista 29 6 de Psicoanálisis

Berridos oficiales de la ley no tienen poder para actuar frente a este hecho de conciencia:
a saber que soy mucho más dueño de mi sufrimiento que de mi muerte. Todo hombre
es juez, y único juez, del grado de sufrimiento físico, o también de vacuidad mental que
pueda verdaderamente tolerar.
Lucidez o no, hay una lucidez que nunca ninguna enfermedad me podrá arrebatar,
es la lucidez que me dicta el sentimiento de mi vida física. Y si yo he perdido mi lucidez
la medicina no tiene nada más que hacer que darme las sustancias que me permitan
recuperar el uso de esta lucidez.
Señores dictadores de la escuela farmacéutica de Francia ustedes son unos sucios
pedantes y hay algo que debieran considerar mejor: el opio es esa imprescriptible y
suprema sustancia que permite reenviar a la vida de su alma a aquellos que han tenido
la desgracia de haberla perdido.
Hay un mal contra el cual el opio es irreemplazable y este mal se llama Angustia,
en su variante mental, médica, psicológica, lógica o farmacéutica, como a ustedes les
guste.
La Angustia que hace a los locos.
La Angustia que hace a los suicidas.
La Angustia que hace a los condenados.
La Angustia que la medicina desconoce.
La Angustia que su doctor no entiende.
La Angustia que arranca la vida.
La Angustia que corta el cordón umbilical de la vida.
Por su infame ley ustedes dejan en manos de gente en la que no tengo ninguna
confianza, castrados en medicina, farmacéuticos de mierda, jueces fraudulentos, parteras,
doctores, inspectores doctorales, el derecho a disponer de mi angustia, de una angustia
que en mí es tan mortal como las agujas de todas las brújulas del infierno.
¡Convulsiones del cuerpo o del alma, no existe sismógrafo humano que permita
a quien me mire, llegar a una evaluación de mi sufrimiento más exacta que aquella
fulminante de mi espíritu!
Toda la incierta ciencia de los hombres no es superior al conocimiento inmediato
que puedo tener de mi ser. Soy el único juez de lo que hay en mí.
Regresen a sus cuevas, médicos parásitos, y usted también señor Legislador
Moutonnier que usted no delira por amor de los hombres sino por tradición de imbecilidad.
Su ignorancia total de ese que es un hombre, sólo es equiparable a su idiotez pretendiendo
limitarlo. Deseo que su ley caiga sobre su padre, su madre, su mujer y sus hijos y toda su
posteridad. Mientras tanto yo aguanto su ley.



jueves, 2 de febrero de 2012

Neil Young

KEEP ON ROCKIN´IN THE FREE WORLD


Hay colores en la calle
rojo, blanco y azul.
Gente arrastrando sus pies, gente durmiendo en sus zapatos
Pero hay una señal de alarma al final de la calle
hay un montón de gente diciendo sería mejor que estuviésemos muertos
No me siento como Satanás pero así soy yo para ellos
así que intento olvidarlo, pero no puedo de ninguna manera.


Mantente moviéndote en el mundo libre


He visto una mujer en la noche con un bebé en sus manos
bajo la luz de una vieja calle cerca de un cubo de basura
Ahora ella tira al niño y se marcha para conseguir un tiro
Ella odia su vida y lo que ha hecho con ella
Hay otros muchos niños que nunca irán a la escuela
Nunca se enamorarán, nunca se sentirán bien


Mantente moviéndote en el mundo libre


Tenemos mil puntos de luz para los sin techo
Tenemos una preciosa y caballerosa máquina de pistolas
Tenemos grandes almacenes, tenemos papel higiénico
Tenemos cajas de styrofoam para la capa de ozono
Tenemos un hombre de la gente
que dice que hay que mantener la esperanza viva
Tenemos gasolina para quemar, tenemos caminos para viajar.


Mantente moviéndote en el mundo libre.


 


jueves, 29 de diciembre de 2011

Feliz y tranquilo futuro nuevo.


Si el futuro nos depara romper con lo que nos costo tanto a todos,
Si el progreso no nos deja saborear una sopa, 
Si acariciar a un gato horas se considera perder el tiempo,
Si no vamos a conocer como es un bosque, ni un amanecer,
Si tenemos que rentabilizar el tiempo que nos queda,
Si la democracia se va a volver absolutista,
Si un niño no va a saber correr ni mancharse con barro,
Si por la economía se abandona a los otros habitantes del planeta,
Si no va a ver empatia al cruzar un paso de cebra,
Pues no.

A las personas sensibles y desearos un mundo tranquilo.







viernes, 2 de diciembre de 2011

lunes, 17 de octubre de 2011

El Gran Dictador (1940)

"Lo siento.

Pero... yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las armas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas.

Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. El maquinismo, que crea abundancia, nos deja en la necesidad. Nuestro conocimiento nos ha hecho cínicos. Nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco.
Más que máquinas necesitamos más humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura.

Sin estas cualidades la vida será violenta, se perderá todo. Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos nosotros.

Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. A los que puedan oírme, les digo: no desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de hombres que temen seguir el camino del progreso humano.
El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.

Soldados:

No os entreguéis a ésos que en realidad os desprecian, os esclavizan, reglamentan vuestras vidas y os dicen qué tenéis que hacer, qué decir y qué sentir.

Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombres máquina, con cerebros y corazones de máquina.

Vosotros no sois ganado, no sois máquinas, sois Hombres. Lleváis el amor de la Humanidad en vuestros corazones, no el odio. Sólo los que no aman odian, los que nos aman y los inhumanos.

Soldados:

No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. El el capítulo 17 de San Lucas se lee: "El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres..." Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura.

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble que garantice a los hombres un trabajo, a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Pero bajo la promesa de esas cosas, las fieras subieron al poder. Pero mintieron; nunca han cumplido sus promesas ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Todos a luchar para liberar al mundo. Para derribar barreras nacionales, para eliminar la ambición, el odio y la intolerancia.

Luchemos por el mundo de la razón.

Un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.

Soldados:

En nombre de la democracia, debemos unirnos todos. "



lunes, 12 de septiembre de 2011

Michel Houellebecq

" En general, la gente se queda en casa,
se alegran de que su teléfono no suene nunca;
y cuando suena dejan conectado el contestador
automático. No hay noticias..., buenas noticias.
En general, la gente es así;
y yo también."

Michel Houellebecq de su libro Lanzarote.

Datos personales

Madrid., Madrid
Desde que me encontre una vieja camara me puse su lente PEZ en el ojo derecho para desvirtuar la realidad y con el izquierdo miro por si me estrello contra una farola.

Archivo del blog

Seguidores